Todos los productos y servicios

Q

Todos los productos y servicios

Software para Corporaciones
  • Productos Software propios
  • Hiperautomatización y Zero Backoffice
  • Innovación, prototipado y experiencia de usuario
  • Proyectos de transformación digital
Eficiencias Data Driven
  • Ahorros en Provisiones y Capital bancariosProductos Software propios
  • Recuperación de Impuestos
  • Trazabilidad de garantías y conversión
  • Optimización para venta de carteras NPL
Servicios Legales
  • Plataforma digital procura
  • Defensa de corporaciones en demandas y reclamaciones masivas
  • Recuperación de deudas
  • LegalTech

Casos de éxito

dummy
Noticias

Entrevista a Mario Martín ¿Por qué convertir un negocio en una empresa galgo? Los 4 pasos para conseguirlo.

Marketing

21 diciembre - 3 min lectura

Leer Entrevista en Dirigentes Digital

«Este nuevo concepto de compañía se caracteriza por su capacidad de transformarse rápidamente y su apuesta por adaptarse a los nuevos paradigmas»

Desde hace algún tiempo, el ecosistema empresarial ha dado la bienvenida a una nueva tipología de compañías caracterizadas por haber sido capaces de salir de su zona de confort en la inversión tecnológica y haber optado ágilmente por un impulso digital. Conocidas como empresas galgo, su nombre hace referencia a la rapidez que presentan en la carrera de la transformación eficiente, la manera en la que han extendido su estrategia de forma transversal en sus organizaciones y, también, por ser aquellas que han apostado activamente en el tablero de los nuevos paradigmas.

El origen de este tipo de compañías se remonta a antes del inicio de la pandemia del coronavirus. En aquel momento, “muchas empresas ya estaban apostando por la digitalización y la implementación de tecnologías disruptivas, aquellas que suponen una palanca de cambio para el negocio y dejan obsoletas las herramientas y paradigmas anteriores”, comenta a DIRIGENTES Mario Martín, director General de Estrategia y Marketing en pfs

El experto explica que, ante la brecha de innovación existente y cada vez más grande entre las compañías consideradas líderes, que todavía no estaban trabajando de forma generalizada en este sentido, y aquellas que habían decidido quedarse en su zona de confort, surgieron las empresas galgo, entendidas como un tercer grupo reducido que había decidido apostar por el impulso digital y aprovechar “un momento de inflexión empresarial para convertirlo en una palanca de posicionamiento competitivo”

Así las cosas, entre las empresas que mayor velocidad han cogido a lo largo del último año y medio se encuentran principalmente aquellas ligadas al mundo Fintech, Insurtech y otras muchas relacionadas con la innovación. Y, en lo que respecta a su tamaño, se encuentran ejemplos desde grandes corporaciones hasta pymes o aquellas empresas de reciente creación que ya han nacido con ADN digital. En este contexto, Martín también señala que los procesos eficientes de este tipo de compañías “han ampliado la brecha de ingresos con las rezagadas y, aquellas que no mejoren sus costes en un 20-30% tendrán difícil la competencia”.

Por ello, considera que este es el mejor momento para afrontar “decididamente” la eliminación de las barreras que lleven a transformar las organizaciones de manera eficiente para convertirse en empresas galgo. Asimismo, entiende la resiliencia como una de las señas de identidad de estas organizaciones, especialmente importante tanto al echar la vista atrás y ver los cambios que produjo la llegada de la COVID-19, así como los que están por venir en 2022 y 2023: “El acelerón será todavía mayor y más explosivo, y las empresas, si no responden rápido al cambio, quedarán seriamente tocadas para competir comercialmente y atraer y retener a los clientes. Ser organizaciones resilientes ya no es una opción”, matiza.

Una transformación en cuatro pasos

En este punto, para aquellos empresarios que quieran transformar sus organizaciones en empresas galgo, el director General de Estrategia y Marketing de pfs recomienda seguir cuatro pasos:

  •  En primer lugar, adoptar tecnologías avanzadas y emergentes para, después, extenderlas a toda su organización.
  • Después, indica que, si la pauta es destinar del 20 al 30% del presupuesto de TI a innovación y del 70 al 80% a operaciones y mantenimiento, se debe invertir esta pauta “de forma decidida”.
  • En tercer lugar, Martín alerta de la importancia de tratar de sacar todo el beneficio posible de la tecnología. Para ello, propone “no quedarse en la mera digitalización de documentos dentro de actividades y tareas específicas, si no lanzarse a hiperautomatizar los procesos de principio a fin con metodologías y herramientas especializadas”.
  • Y, por último, anima a los dirigentes a convertirse en empresas inteligentes: “Si dispones de los datos digitales y conoces en tiempo real la situación de tus procesos puedes buscar patrones para dar el mejor servicio a los clientes y mejorar cada día la cuenta de resultados”.