Combinar RPA con otras tecnologías
RPA representacion

Combinar RPA con otras tecnologías

La tecnología RPA (Robotic Process Automation) se encuentra actualmente en auge. Uno de los casos de uso más típicos y que le otorga mayor popularidad es el intercambio de datos entre dos aplicaciones. En otras palabras, obtener los datos de la aplicación que nos proporciona cierto cliente/proveedor e insertarlos en una aplicación propia de la empresa.

RPA representacion

Ventajas de la tecnología RPA

 

Las ventajas que nos ofrece RPA comparado con otras tecnologías de propósito similar, es que pueden “manejar” un ordenador igual que lo haría un usuario. De este modo, llega a automatizar acciones que son imposibles o complejas de realizar con otras tecnologías.

 

Por contra, no son tan eficientes en otras tareas para las que nacieron otras tecnologías. Por ejemplo, la transferencia de datos a bajo nivel de forma masiva, para las que hay herramientas ETL mucho mejor preparadas.

 

Con esto podemos intuir que la tecnología RPA podría ser mucho más potente si la combinamos junto con otras. Por ejemplo, simplemente añadiendo una base de datos a un “Robot” ya podemos conseguir un seguimiento mucho mayor de la información procesada por un robot, mantener el estado de las ejecuciones, etc.

 

Una de las buenas prácticas que seguimos durante la automatización de procesos RPA consiste en separar las responsabilidades de los procesos, de modo que las piezas estén desacopladas al máximo lo cual nos permitirá sustituirlas o reemplazarlas de forma más sencilla mejorando su mantenimiento a medio/largo plazo.

Combinando diversas tecnologías

 

Como hemos comentado antes, en algunos casos es aconsejable usar la base de datos como “interfaz de intercambio” entre diferentes procesos RPA y/o otras tecnologías. El robot atiende las filas de una tabla que mantienen el estado y tal como va procesando, actualiza el estado. Usar una interfaz nos aísla los dos procesos de modo que se pueden desarrollarse en paralelo, ejecutarse de forma independiente, incluso independizarlos físicamente en una “granja de RPA”.

 

Además, usando interfaz de este tipo podemos poner puntos de control intermedios para supervisar automatizaciones complejas permitiendo, además, poder volver a lanzarlo desde cualquier punto intermedio.

 

La tecnología RPA es eficiente cuando queremos realizar acciones que requieran del uso de la UI, el teclado y el ratón. Es por eso que podemos delegar a otras tecnologías aquellas acciones para lo que son más eficientes.

 

Por ejemplo: un ETL puede recuperar información de forma masiva de una fuente de datos y nutrir la entrada de un robot. Con lo cual combinamos tecnologías que combinan sus fortalezas para conseguir un objetivo común en un proceso, consiguiendo mejorar los tiempos de ejecución significativamente a la par que hacemos nuestros procesos más robustos.

 

Pongamos un ejemplo de un proceso que tenemos un origen de datos, donde los datos obtenidos no tienen el mismo formato que en la plataforma de salida. En este caso, una solución óptima podría contener un proceso RPA que obtenga la información, la inserte en una base de datos en su formato origen y por último un ETL los transforme en el formato requerido para su inserción. Después otro proceso RPA leerá de base de datos la información y tratados se encargará de su inserción o tratamiento en la aplicación destino.

 

Otro ejemplo que encaja con este tipo de soluciones puede ser un proceso donde tengamos múltiples fuentes de datos con diferentes formatos. En este caso, un proceso RPA puede conectarse a las diferentes fuentes de datos para extraer la información y que la deposite “en crudo” en una base de datos. Otro ETL podría ejecutar la normalización de esa información.

robot-ayuda

A modo de conclusión

 

Analizando los casos anteriores, los robots simplemente realizan acciones previas a la integración, allá donde otras tecnologías no pueden llegar. No se les suele dotar de lógica de negocio adicional a las propias acciones necesarias para extraer información en el origen de datos. La lógica de negocio se centraliza en otro elemento que recibe esa información y aplica las acciones necesarias para continuar.

 

Como conclusión podemos decir que RPA es una tecnología que no nos puede tapar a otras tecnologías existentes, ya muy maduras y especializadas en ciertos ámbitos. Lanzarse al mundo RPA sin mirar alrededor puede ser un error en muchos casos. Por tanto, no nos perdamos el ecosistema de tecnologías que nos rodean que, combinadas, nos permitirán conseguir mayor eficiencia en nuestros objetivos.

Compartir artículo
Rubén Rovira
Rubén Rovira
ruben.rovira@pfsgroup.es