Me parecía oportuno hablar en clave de productividad en estos tiempos en los que el Gobierno y los agentes sociales llegan a un acuerdo para que el salario mínimo interprofesional llegue en España a los 850 euros al final de la legislatura.