Todos los productos y servicios

Q

Todos los productos y servicios

Software para Corporaciones
  • Productos Software propios
  • Hiperautomatización y Zero Backoffice
  • Innovación, prototipado y experiencia de usuario
  • Proyectos de transformación digital
Eficiencias Data Driven
  • Ahorros en Provisiones y Capital bancariosProductos Software propios
  • Recuperación de Impuestos
  • Trazabilidad de garantías y conversión
  • Optimización para venta de carteras NPL
Servicios Legales
  • Plataforma digital procura
  • Defensa de corporaciones en demandas y reclamaciones masivas
  • Recuperación de deudas
  • LegalTech

Casos de éxito

dummy
Noticias

A las compañías que no apuesten por la transformación les va a llegar en algún momento un tsunami.

Marketing

16 diciembre - 5 min lectura

Leer Tribuna en Especial Directivos de Wolters Kluwer

Si una empresa quiere ser una galgo, lo primero que tiene que hacer es cambiar la inversión en tecnología

Mario Martín – Director general de estrategia de negocio y marketing de productos de pfs 

Cuando todavía no habíamos oído hablar de la pandemia del coronavirus muchas empresas ya estaban apostando por la digitalización y la implementación de tecnologías disruptivas, que son aquellas que suponen una palanca de cambio para el negocio y que dejan obsoletas las herramientas y paradigmas anteriores. Hubo empresas que trabajaron en este sentido, principalmente las compañías líderes, si bien estas lo hicieron de forma puntual para algún proceso, pero no de forma generalizada en sus organizaciones. Por otra parte, un gran número de compañías se quedaron en su zona de confort lo cual abrió todavía más la brecha de innovación en proyectos de transformación con las primeras. Ante estas dos visiones surgió un tercer grupo reducido de compañías que apostó estratégicamente por el impulso digital, son a las que desde pfs las denominamos “empresas galgo”:  empresas que estructuraron organizativamente el cambio del guion y decidieron hacer una apuesta estratégica para invertir la situación y posicionarse activamente en el tablero de los nuevos paradigmas.

La llegada del coronavirus en el 2021 impactó a todos los sectores empresariales en muchos sentidos y aceleró de forma importante la transformación digital, pero si nadie duda de este cambio, no será nada si lo comparamos con lo que nos viene en 2022 y 2023, en mi opinión, el acelerón será todavía mayor y más explosivo y las empresas, si no responden rápido al cambio, quedarán seriamente “tocadas” para competir comercialmente y atraer y retener a los clientes.

¿Cómo lo hacen las “empresas galgo”?

  1. Han adoptado tecnologías avanzadas y emergentes y las han extendido a toda su organización.
  2. Si la pauta es destinar el 20 – 30% del presupuesto de TI a innovación y el 70 – 80% a operaciones y mantenimiento han invertido esta proporción.
  3. No se han quedado en la mera digitalización de documentos dentro de actividades y tareas específicas, si no que se han lanzado a hiperautomatizar los procesos de principio a fin con metodologías y herramientas especializadas. Las empresas no están sacando todo el beneficio de sus procesos con la tecnología y estas empresas sí lo hacen.
  4. En estos momentos buscan ser empresas inteligentes. Si dispones de los datos digitales y conoces en tiempo real la situación de los procesos, puedes buscar patrones para dar el mejor servicio a los clientes, mejorando cada día más la cuenta de resultados.

 

Estas premisas, unidas a una buena estrategia de proyectos en tecnología, es lo que ha hecho posible que estas compañías avancen en la carrera empresarial situándose en puestos de primera línea. Tomaron la referencia de la liebre de los nuevos paradigmas y empezaron a correr como galgos dando como resultado la obtención de mejores resultados y beneficios incluso de las empresas líderes que solo hace un año y medio estaban mejor preparadas. ¿Y de las rezagadas? … No hacer nada para evolucionar en este entorno tan cambiante, es como esperar a que llegue el tsunami, como si estuvieran en la playa viendo las olas amenazantes que, en algún momento van a llegar.

Es importante indicar que, en este camino nada es fácil y sencillo en consecuencia la elección de buenos compañeros de viajes que tengan el ADN de la transformación es fundamental. En este proceso algunos pasos que se deben de dar de forma extensiva en las organizaciones serían:

  1. Establecer una estrategia de extender la transformación a toda la compañía.
  2. Digitalizar todos los documentos e iniciar los primeros pasos de la transformación digital.
  3. Automatizar o hiperautomatizar todos los procesos claves empezando por los relacionados con los clientes y tener el gobierno y el control de estos con generación de alertas.
  4. Hacer la empresa inteligente transformando los datos en información con la ayuda de la inteligencia artificial y el aprendizaje automatizado.

 

En la compañía en la que trabajo donde ayudamos a las empresas en su transformación eficiente desde el principio hasta el final del proceso, pfs, el uso de modelos de inteligencia artificial se ha generalizado en proyectos de transformación para hacer más eficiente a las compañías, y en el caso del sector financiero, ha permitido una mejora del coste por euro en los procesos de recobro que varía por entidades y tramos de antigüedad entre un 20% y un 70%.  En el caso concreto de una entidad de crédito en la recuperación de consumo el ahorro ha sido del 46% en el coste de cada euro recuperado gracias a nuestros modelos.

Los años 2022 -23 serán mucho más impactantes para la transformación digital. Si la pandemia ha sido una espoleta en los proyectos de transformación en el pasado, los dos próximos años verán un cambio mucho más acelerado. Competir con otras empresas en el sector bancario, por ejemplo, será más difícil si tienes montado el negocio a través de una red física. Para hacer frente a sus costes operacionales algunos bancos están empezando a cobrar a los clientes por tener una cuenta abierta y muchos de sus clientes se van porque otros bancos les ofrecen ventajas más competitivas.

Este último año se han cerrado muchas sucursales del sector financiero y bancario y la previsión es que se cierren un 30% más en los próximos dos años. Los bancos cerraron 553 sucursales en el tercer trimestre, hasta situar el total de la red en 24.855, según la estadística recientemente publicada por el Banco de España. La banca continuará cerrando oficinas y digitalizando clientes. Esto unido a la presión de costes, se trasladará a los servicers y agencias de recobro, que tendrán que incrementar su digitalización.

En la banca, el 91% de las nuevas operaciones de consumo se hacen actualmente con firma digital y la documentación está totalmente digitalizada. Esto, por ejemplo, facilita enormemente los procesos de judicialización en operaciones de consumo donde minorar los costes es clave. Los nuevos sistemas digitales están permitiendo las presentaciones masivas en los juzgados en plazos y costes que nunca se hubieran pensado antes.

Como decía, hay compañías que han cogido la velocidad del galgo en este último año y medio para situarse en primera línea. Entre estas empresas, se encuentran muchas Fintech (servicios financieros que utilizan la tecnología), Insurtech (que se dedican al uso y aplicación de la tecnología dentro del sector asegurador), y otras que están en el mundo de la innovación.

Hay organizaciones que disponen de procesos más eficientes y este hecho ha ampliado la brecha de ingresos con respecto a las rezagadas. Aquellas entidades que no mejoren sus costes en un 20-30% tendrán difícil la competencia. El porcentaje de clientes digitalizados en banca ha pasado del 26,8% a una cifra superior al 60 %. Los principales avances se han producido en sistemas de pagos (las tarjetas y transferencias online han reemplazado al efectivo y en la formalización de operaciones que es el grueso de las operaciones bancarias tanto de pasivo, fondos y activo se formalizan digitalmente. El pago con plataforma de pago digitales como Bizum, y no mediante transferencias, para uno de nuestros clientes supone ya el 80 % de sus recobros al tener la ventaja de la inmediatez frente al compromiso de pago y la no posibilidad de devolución frente a la domiciliación.

La digitalización de los clientes se va elevar en los próximos dos años al 70% y es una cifra muy elevada si tenemos en cuenta que hay un bloque de mayores de 70 años con difícil avance, si bien es espectacular su inmersión en procesos digitalizados en los aspectos que más les interesan como por ejemplo: temas relacionados con los servicios de salud o servicios de consumo.

Una reducción de costes de explotación, menor intervención de agentes intermediarios en los procesos, un mayor desvío a sistemas automatizados, menores tiempo por gestores en las operaciones, externalización de procesos legales y de facturación en unidades externas muy digitalizadas y robotizadas son aspectos a los que poner foco.

Este es el mejor momento para afrontar decididamente la eliminación de las barreras que impiden la transformación eficiente dentro de algunas organizaciones para pasar a ser auténticas “empresas galgo” en la carrera de transformación empresarial. Pese a la pandemia, las empresas que han asumido este rol han logrado superar barreras que impedían su crecimiento. Han obtenido mejores resultados que otras empresas, incluso de las lideres en algunos casos.