Todos los productos y servicios

Todos los productos y servicios

Software para Corporaciones
  • Productos Software propios
  • Hiperautomatización y Zero Backoffice
  • Innovación, prototipado y experiencia de usuario
  • Proyectos de transformación digital
Eficiencias Data Driven
  • Ahorros en Provisiones y Capital bancariosProductos Software propios
  • Recuperación de Impuestos
  • Trazabilidad de garantías y conversión
  • Optimización para venta de carteras NPL
Plataformas para pymes y profesionales
  • Cálculo de Costas Judiciales
  • Software para despachos legales
  • Protección de datos para despachos y pymes
Servicios Legales
  • Plataforma digital procura
  • Defensa de corporaciones en demandas y reclamaciones masivas
  • Recuperación de deudas

Casos de éxito

dummy

E Inicio | Noticias

eficiencia digital

De la cadena de valor al valor del ecosistema. Cuál es la problemática, cómo se resuelve y cómo evoluciona o escala.

maria.garcia

08 febrero - 6 min lectura

El cambio no tiene conciencia. No tiene preferencias. No toma prisioneros. El cambio destruye inmisericordemente a las empresas cuyas culturas no se adaptan” (Analía Vecchi Pomphile)

UNA REVOLUCION DARWINIANA Y DIGITAL

La transformación de las compañías para adaptarse a la nueva economía digital está resultando un camino complejo y en algunas ocasiones de extrema dificultad. Hemos asistido al nacimiento de nuevos modelos de negocio y compañías 100% digitales de gran éxito, pero también a la desaparición de empresas que han sido líderes en el pasado, y en otros casos, a la pérdida de relevancia, lo que pone en duda su continuidad en este nuevo mundo tan cambiante y que dificulta aún más su proceso de transformación: ¿Por qué está pasando esto?

En primer lugar, transformar no es crear algo de la nada: no es un proceso de génesis sino de cambio y evolución, de adaptación y mejora. Es decir, es un proceso continuo, una forma de entender el negocio en la que las personas, la innovación y la tecnología, forman un tridente estratégico sobre el que sustentar y desarrollar cada modelo de negocio.

En un mundo hiperconectado donde no hay fronteras digitales, se deben contemplar también los retos inherentes a la globalización: adaptarse a modelos operativos, culturas y legislaciones diferentes de forma coordinada para preservar el valor de la compañía, a los diferentes niveles de regulación y supervisión que pueden limitar la capacidad de acción y a la herencia de los modelos “legacy” tanto a nivel cultural como tecnológico. Es decir, el proceso de transformación se convierte para muchas compañías en un reto casi imposible de abordar de forma sencilla: “cambiar las tuberías del agua caliente, en invierno y sin cortar el agua a los vecinos”.

ESPEJITO, ESPEJITO…

Tal vez, nos hemos mirado con demasiada severidad en el “espejo de lo digital”. Se han establecido multitud de definiciones de qué significa digital, cuál es el paradigma de la economía digital o cómo debe abordarse un proceso de transformación digital. La tecnología (lo digital), es un elemento más (y muy relevante) del contexto en el que se desenvuelven las personas y los bancos, como lo es también la sostenibilidad, el medioambiente o la conciencia social. Demasiado foco en la palabra “digital”, tanto que en este párrafo se ha mencionado 6 VECES en 4 líneas (de forma premeditada), para ilustrar el exceso de atención que se ha puesto en los últimos años en algo que es un medio, pero no un fin para la mayoría de los negocios.

Dentro de un clima de cierta “burbuja tecnológica”, vemos cómo se disparan las valoraciones de las nuevas compañías digitales (Zoom vale en bolsa más que las siete aerolíneas más grandes del mundo juntas), startups y unicornios que se valoran con criterios poco contrastados, en función de sus rondas de captación de capital (Bytedance dueña de TikTok, está valorada en más de 140.000 millones de euros) y rankings en el que las empresas tecnológicas o nativas digitales copan los primeros puestos (7 del top 10 mundial son empresas tecnológicas o con modelos digitales como AMAZON o ALIBABA). Vemos como empresas sin Activos propios como UBER que no tiene coches o AirBnB que no tiene ningún inmueble, crecen a gran velocidad, canibalizando o transformando sus respectivos sectores de forma drástica y disruptiva, o Bancos como N26 o REVOLUT que son capaces de captar más de 10.000 clientes nuevos diariamente.

Pero ¿Es este realmente, el espejo en el que nos debemos mirar para abordar la transformación de nuestro negocio? Sin duda las palancas de transformación (como la tecnología) deben aplicarse sobre los pilares de los negocios.

palancas de transformación digital

Pero, a menos que el objetivo sea cerrar el negocio para abrir uno nuevo totalmente diferente, la comparación directa solo conduce a la frustración. En cambio, se pueden extraer algunas conclusiones del éxito de estas compañías que han sabido crear y/o adaptar sus negocios en este nuevo entorno.

 

DE LA CADENA DE VALOR AL VALOR DEL ECOSISTEMA

En primer lugar, el objetivo de todas las compañías sigue siendo el mismo: generar valor para sus clientes, para sus accionistas y para sus empleados. Entonces, ¿Qué diferencia a las empresas que están triunfado ya sean de nueva creación o en proceso de transformación?, en resumen, que han sabido interpretar el fenómeno tecnológico que estamos viviendo y convertirlo en valor.

En otras palabras, han sabido encontrar los beneficios y factores diferenciales que ofrece la tecnología para mejorar sus modelos de negocio:

  • Entender las 3 “D”: Democratización de la tecnología (el usuario manda), desintermediación (el usuario se relaciona directamente con el proveedor a través de la tecnología y Desmaterialización (de los procesos, incluso de los servicios con modelos “aaS”) al desaparecer elementos físicos como tiendas, oficinas, dinero efectivo, etc
  • Customer Centric: El cliente debe ser el foco y centro del negocio, todo lo demás gira alrededor de la relación con el usuario y su experiencia. Un mantra de Google dice “Nos focalizamos en el usuario, los demás lo seguirán…”
  • ADN Tecnológico: La Tecnología debe ser el soporte e hilo conductor del modelo de negocio. Todo debe girar en torno al uso de tecnología para desarrollar el modelo de negocio.
  • Eficiencia: Construir un modelo que sea eficiente en todos sus elementos. Contener costes y mantener márgenes resulta cada vez más difícil: antes de abordar procesos de reducción de costes (que pueden afectar al crecimiento en un entorno global), es necesario buscar la eficiencia máxima en todos los procesos, sobre todo en aquellos que pueden ser digitalizados y redefinidos.
  • Valor del Ecosistema: La única forma de cambiar hoy, triunfar mañana y volverlo a hacer pasado mañana en un entorno impredecible es crear un modelo de negocio flexible, basado en la colaboración con otras empresas para completar la cadena de valor tradicional.

LA SOLUCIÓN: EFICIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

Una cadena de valor lineal y rígida resulta imposible de transformar de forma ágil y rápida si se dan circunstancias o coyunturas disruptivas en el negocio, la aparición de oportunidades de crecimiento o la necesidad de decrecer o cambiar de objetivos.

Tener una alta velocidad de respuesta (time-to-market), capacidad de escalado (crecimiento), resiliencia (adaptabilidad a contextos adversos) y visión (innovación), dependen de implementar una arquitectura de negocio de “geometría variable” que permita establecer un modelo de competición, pero también de cooperación entre diferentes actores para crear un negocio eficiente, rentable, distinto y dinámico.

Un modelo de negocio así definido estará preparado para el cambio, para coexistir en un entorno de transformación continua y será capaz de adoptar nuevas tecnologías y esquemas en un contexto en el que es imposible predecir los modelos de éxito.

Ahora bien, no está carente de retos: un modelo de estas características requerirá un esfuerzo especial en orquestar y automatizar todos los elementos del nuevo ecosistema a través de la tecnología: automatización de procesos, analítica avanzada para la toma de decisiones, uso de inteligencia artificial, así como estandarizar un modelo de innovación que permita movilizar a la organización hacia nuevas metas, etc.

Pero ¿cómo abordar el proceso de transformación para llegar a un modelo de este tipo?

En pfsTECH, aplicamos estos criterios para encontrar respuestas y aportar soluciones que permitan a nuestros clientes tener éxito en las iniciativas de transformación que lideran. Pero para poder crear un valor tangible en dichos procesos hay que establecer un punto de partida e identificar las palancas que nos van a permitir acompañar a las empresas en dicho camino de transición hacia el nuevo modelo:

La búsqueda de la eficiencia en la transformación (la transformación eficiente), es el objetivo primordial de todas nuestras soluciones, nuestro punto de partida. Para alcanzar dicho objetivo nos basamos en dos palancas: la tecnología y la innovación.

Nuestras soluciones están orientadas a generar un impacto rápido y tangible en el negocio de nuestros clientes: en primer lugar, en la mejora de su cuenta de resultados, en segundo lugar, mejorando otros indicadores clave del negocio como el time-to-market, la eficiencia operativa, la productividad, la experiencia de sus clientes finales, etc.

Para ello, pfsTECH utiliza dos palancas aceleradoras de los procesos de transformación eficiente:

  • Tecnología: Todas nuestros productos y servicios en el ámbito de RPA, IA, gestión de documentos (REEXDOC), eWORK, etc están diseñados para obtener un ROI rápido y medible.
  • Innovación: Con WAAVI, aportamos la capacidad de generar y validar nuevos modelos de negocio, productos y servicios digitales en nuestros clientes de forma ultrarápida y tutelada (probada), además de proporcionar un modelo de sistematización de la innovación que garantice la evolución de su negocio.

 

Autor: Mario Yañez, director de desarrollo de negocio de pfsTECH.